Veo el ocaso de mí vida,

el eco de mi voz

lejos de mí,

la escucho como

a melancolía.

Como una blanca nube

Se refleja en ella, mi alma…

Siento miedo,

nada se divisa, todo es oscuridad

como la noche que agoniza;

Tengo frió

y sueño, en este paisaje

que no estás.

Un viento cálido

salido de la nada

me acaricia,

La piel me transmite su hiel,

el olor penetrante de la muerte

más allá del horizonte.

Comentarios

  1. Hoy tu alma ermitica
    Canta esbozos en el túnel de las tiniebla
    Sientes frio,
    Pero al final la luz te abraza y te toma
    Detrás del horizonte
    Solo las estrellas, siente su fulgor,
    Mientras la muerte juegue a los dados con la vida.
    Precioso mi querida Maria.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR