Entradas

EN LA CABAÑA DE HUMO

EN LA CABAÑA DE HUMO Tome mi maleta descuidadamente sin deseos de volver a mirar lo que dejaba- tenía muchas ganas de escapar al lago más hermoso- en medio de la soledad más natural y exótica, sabía que allí, encontraría la tranquilidad para comenzar mi libro. En la cabaña tenía todas las comodidades- al alquilarla solicite me dejaran la nevera surtida y la pequeña alacena para no salir a perder tiempo. Quería gastarlo marrando la belleza exuberante, la simpleza extraordinaria del lago escondido, donde las aves tenían sus nidos, miraba sus polluelos tratando de aprender a volar. Tanta ternura ponía a trabajar a mi musa que últimamente se dedicaba a soñar el mismo sueño maltratando mis nervios. Recordando esas noches de desquicio apresure mi paso en busca de un lugar donde sentarme, la piedra que elegí era cómoda, me mostraba lo mejor del lugar, el agua clara, el cielo azul, bajo la sombra de árboles añosos que lucían de maravilla- en mi retina aún discurría la película extraviada. Memo

SIEMPRE

Imagen
  Estás en cada hoja en su verde caramelo, en su dulce miel. Estás en sus nervaduras, en el aire que contiene tu piel fraguando tú historia. Estás en el ayer tardío que no fue, en la voz del río turbulento. En la sonrisa adquirida del amor forjado que nunca se fue. Estás siempre en tus delirios, como saeta en mi corazón derrumbando olvidos. Sí, estás cociéndome, trabajando como abeja por la miel de mis panales. Que aunque no sepas, crece en mi boca, corre de prisa en mi piel. Deslizándose suavemente, en cada poro un enjambre estremecido de amor. MARÍA DEL ROSARIO ALESSANDRINI.

UN MAL SUEÑO

  Llora la noche siguiendo en la mañana la pena del culpable la angustia de su sable que calo entre finas capas su alfiler. Llora la tarde su angustia, su tormento como llora el alma su desasosiego como abraza el pecho el beso. Es la agitación del saber de lo obrado es la picardía del no saber merecer. Es un mal sueño que ahoga vengativo que se desploma sobre el alma cautiva en el ayer que lacero su alma. Es una fuerte inclinación de locura que no ceja de verse entre el polvo que esparcido aún se presenta activo, moviendo el presente. Marcando una sintonía que ya no existe desandando nostalgias inexistentes, es un mal sueño que persiste siempre. MARIA DEL ROSARIO ALESSANDRINI.

TAL VEZ

Imagen
  Ya tal vez no te quiera, ese silencio pronunciado se volvió eterno andante. Tal vez no te sienta, entre los arboles verdes la rutina larga espera. Tal vez llego el silencio entre rosas pálidas, y ausencias pronunciadas. Quizás, tal vez el amor escapo, deserto agonizando por el enramado de la dignidad. Exhalo furtivo su último suspiro, descendió conmovido a su fin, que el abismo absorbió letal. 7-11-2011 MARÍA DEL ROSARIO ALESSANDRINI.

NOCHES DESCOCADAS

  Todas esas imágenes derrochadas en el desván vació son autoras de noches descocadas.   Es un ejército de formas sin nombres que aparecen fugases como un flash.   Irremediablemente las unimos en la mágica maquina donde hacemos el pan.   Ciertamente deshabitamos la mente dejando un espacio borracho de sueños.   Hay mensajes sin contestar la plácida noche. que agasajada parte rauda de elementos.   Mensajes cifrados, pausa, ¿Quien los lee luego, en medio del olvido?   Las sombras caen acribillando su intensidad.   Alessandrini María del Rosario  

VIENTO

Imagen
  El viento gime la llanura se estira presintiendo su llegada. Misteriosamente los abismos se abren, se pueblan de fantasmas que alucinas formas. Lamentos flotando en medio de la noche en el lugar más inhóspito del mundo, tu voz se cuela los sueños son oleajes que te inspiran leyendas. Tú esencia de poeta cosquillea tu corazón, y comienzan los versos planeando con la brisa, se expanden, nos acercan melodiosas poesías que nacen de tu alma. Alessandrini María del Rosario

PALABRAS BURDAS

  Las telarañas del alma forman mundos donde solo el silencio crece inanimado, es abismal la locura que divaga sin menguar su fuego, que genera impulsos a la deriva, desvelo de tus sueños que juega con los pensamientos amalgamados entre tus cobijas de arañas dibujando caricias de amor, la brisa suave deshoja tu piel en mil formas poéticas, en un estanque olvidado la marea sube tenaz, las telarañas fluyen enturbiada, sin aromas de estanques ni de sol. En un arcón se guardan las flores secas que sin rumbos, quedando atrás de la memoria, solamente respira el viento con su títere que se aproxima murmurando palabras burdas, sin sentido germinan los versos, sin rima, ni voz. MARÍA DEL ROSARIO ALESSANDRINI.