Entradas

LLUVIA FRESCA

Imagen
  Estará siempre la lluvia fresca de aquel oasis vital, afinando nuestros días grises de rojos, estará en mi pensamiento tu recuerdo suspendido en mí, aquel verano de amor y garabatos, estaremos en el viento, en la huella de nostalgia que nos nombra, en el amanecer de estrella, juntos nos veremos pasar como fantasmas, solitarios y desencajados, en la diferencia del ayer, que dejamos en ese lugar, aquellas primaveras que ya no volverán, figuras, sin alma ni razón. Porque fueron únicas, espléndidas y nuestras, como una gota de luz en el vericueto de la vida, nuestra cama de nubes, esa canción despertando pasiones, aún la siento invisible en la piel, frágil cuando en la noche sé escucha un susurro suave, que me devuelve tu alma, tu voz anhelando amor, se percibe tu fragancia, se me vuelan los poemas, en el polen de tus ojos Que aromatiza mi piel. A-M-R

GRISES

Imagen
  Pasando por la casa familiar, allí donde hay minutos de sueños, quizás horas o años de vida. Las flores y jardín se nutren de recuerdos, fragancias de aquellos días que juntos y unidos, por el barrio, juntábamos amaneceres. El tiempo voló con él, cómo granito de arena, los sueños despegaron abrazados al futuro distante. Hoy, que el tiempo bordo de colores los vientos, ya los pájaros se fueron anidar otros tiempos. Sé que nada se parece, imagino, el barrio, la casa y su esbeltez en la colina, con mi pluma, y mis recuerdos voy flotando en un ambiente de puntillas y tules, no sé si leerás esta carta, quizás, comprometida. Solo busco borrar aquellos días, claramente me llena de tristeza. En la tibia noche callejera, donde nadie dormía, ya no hay nada, no se escucha las voces jóvenes, ni el taladro y su música expansiva. No puedo detener este momento, me lo gritan las voces del recuerdo, me aluden tu dicho, y los nuestros, cada espacio que los ojos durmieron; ya no veremos juntos amanecer

ROSAS AZULADAS

Imagen
  Rosas azuladas se desperezan En la palma de tus manos color cerezas. ¡Cómo dejaste ir el capullo sin ellas! Te lo recordarán mientras puedan. No olvides redimir a tus iguales Que al amanecer tendrás palmares. Cuando crezca tu sonrisa, veraz la luz Veraz el infinito más allá del sol. Tu mirada inquieta querrá volar Para hurgar el fondo del cielo lunar. No podrás acercarte, el sol te matará, es el más fiel celoso de su bella majestad. Pero no te incomodes, podrás mirar A muchas de sus lunas brillar y brillar. El día que tú quieras, tendrás en la palma de tu mano las azules rosas en capullos, florecidas y selectas mariposas del ayer. Tiene unos años, no sé si lo subí antes A-M-R

AYERES

Imagen
  Un lazo te amarra hoy ni tu piel, ni tus lágrimas lograrán soltarse de aquel ayer fugaz que te mantiene ahí En su constante desliz. Permitiéndose hacer pie Perturbando tus días. No te aferra a la realidad está enlazando el pasado Que no perdona el presente. Busca un instante en tu día suelta tu lazo de ayeres Y corre, corre tras la vida. Allí hallarás lo que buscas sensaciones nuevas Amores encontrados en tu alma. No permitas que te atraiga ni que derrame su miel de ayer Busca correr entre luces. La vida te pertenece a ti los sueños son tuyos el amor que comienza es el premio de un tiempo que comienza y nunca sé ira Ve... corre tras los sueños. A-M-R

AÑORÁNDOTE

Imagen
  La brisa persistente elogia tu mirada Enmarañada en mis pupilas. Añorándote en mi alma el silencio palpita, en medio de este tránsito De bellas emociones. Un coro de flamencos que la brisa atrae nos llega musical, sensual y detenemos al viento Que se aproxima en silencio. Solo él nos acaricia Coloreándonos de luces. No me olvido del soleado día de tu melancolía de tu risa Aquel amanecer. De aquel amor poblado de ternura ni de tus besos No me olvido lo vivido. Sé de la tristeza de aquel ayer de esos momentos añorados nunca me olvido. Ni de tus ojos, ni de tu voz. De mi llanto no me olvido, de tus besos ni lo intento más, no me olvido de tu corazón Ni de tu olvido. A-M-R

(QUIÉN PODRÁ CREERLO)

  Las formas nos atraviesan y los mitos nos dejan con dudas. Sobre la tierra habitan las luciérnagas y las bestias vestidas de tules. Hay un mundo incierto, otra vida, aquella que desconocemos, pero que por las noches buscamos ansiosos de que exista y nos cobije. Hay un tiempo de dicha, de sabores compartidos, de amaneceres soñados, creador de místicos sueños que siempre nos regresa a la felicidad que se nos escapó, pero nunca es la misma, hay otras parecidas, no iguales. Las puertas entornadas, silencios, y aquel reflejo propio que un día dejamos sin volver a mirar, tristes, desilusionados. El ardiente tiempo que paso se fue consumiendo solo y olvidado, la lluvia se encargó del último carbón rebelde, ahora hay vientos que susurran, que gimen y rondan los tiempos y los perforan hasta el fin. Borboteando el agua cae, y nadie la escucha. El duende duerme en la cornisa pescando estrellas de colores. Los jazmines se llenan de gotas cristalinas, y guardan para sí el secreto de la vida. Nadi

SOL Y LUNA

Imagen
  Hay como un sentimiento de sol y luna la lluvia cae despacio sobre el balcón mientras voy rememorando aquel pasado La vida se estremece de aquel ayer. Sé que todo en la vida es un susurro un comienzo en el nido de la mamá y luego de niño esperando los reyes que nos traigan aquellas cosas para jugar Tiempo pasa muy rápido en esta tierra no hay tiempo para elegir nada más que lo que ya tomamos en años de joven solo queda soñar para, volver a reír Cuando ya nuestra vida es casi perfecta nos señalan las horas ya por vivir nos acusan los años que van pasando mientras la perfección nunca paso Mirar ese camino que recorrimos los ojos quedan fruncidos de resplandor de tanta maravilla que da la vida como es la luna cuando no hay sol así vamos pisando aquellas sendas que trazaron nuestras vidas de juventud así como se escapan los pensamientos Volviendo a la tierra fresca de aquel amor. A-M-R