TE SIENTO


Te siento, te pienso amor
no imaginas mi sed de ti,
no puedes verme, yo sí,
estoy amalgamada a tu costal
esperando ser reconocida,
añorando tal vez otra vida
anterior, junto a tu cuerpo
dentro de tu corazón fuerte.

Tengo hambre de tu piel tibia
tengo recuerdos de tus besos,
cuando aquel atardecer fui tuya,
atardecer de luna, noche clara
cuando aún tu sabias de mi,
y mi piel con la tuya se conocían,
aún siento nostalgias indebidas
por lo vivido, aún sin saberlo tu
algo de luz percibo en mi fiebre.

Si pudiera abrazarte ahora
te entregaría mi alma dormida
mi corazón sin fuerzas ni latidos.
Si pudiera besarte ahora preñaría
de soles tu esperanza y la mía
sería un sueño inmortal y único.
Acércate a mi soledad de nieblas,
a mi quietud, a mi rigidez de piedra
regrésame la vida que te llevaste.

Comentarios

  1. Para algunos, el marcharse cuesta poco, lo hacen sin mirar atrás, sin que les cambie un ápice la vida, como dejando atrás un peso muerto. Para otros, el abandono se hace crónico, la añoranza crece en la noche para despejarse, nunca irse, durante el día. Y el tiempo pasa y la pena sigue.

    Hola. Gracias por tu visita y tus palabras.

    Paseando por tu casa:)

    Un abrazo
    http://poemasdeshanna.blogia.com

    ResponderEliminar
  2. Quién se lleva lo mejor de una relación tan intensa, si nos queda el hambre y la sed de amar que nos llena tanto?
    Hermoso poema!
    Un abrazo desde Perú.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

CRIATURA

LO INVISIBLE FLUYE