PEQUEÑA


Una pequeña rana que todas las mañanas al despertar
soñaba con un lago profundo más allá de su mundo.

Quería conocer una nueva vida, un nuevo amanecer,
ella... la soñadora cantaba a toda hora su himno al amor.

Su príncipe lejano que conociera un día la letra le dicto
así, pasando el día saltando despacito a su meta llego.

Como nos gustaría saltar también de alegría y llegar a la isla,
aquella tan lejana, que como esta rana nos concedió el amor.

Será que ya los saltos no los damos tan altos… ya nos abandono,
probemos despacito uno por cada año, veremos que en antaño
fuimos mejores ranas, saltando los escollos descalzos en un pie.

Comentarios

  1. Llega u estadio de la vida, en que dejan de interesarnos los saltos de rana y preferimos quedarnos, placidamente, en la paz de nuestro estanque.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Historia preciosa donde todos nos podemos sentir identificados.
    Me hace pensar y me quedo con la esencia de sus letras.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  3. no sé si salio mi ultimo comentario
    en que dije que me ha gustado mucho tu relato
    como la larga espera pero ya tiene un premio-tu propio relato

    ResponderEliminar
  4. Mmm.. no se...me gusta mucho el agua.
    Voy a replantear mi vida.
    Nunca comí ancas.
    Seria premonicion?
    Un abrazo desde, no tan lejos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

CRIATURA

LO INVISIBLE FLUYE