VIEJO SUEÑO

En tu cuerpo, mi cuerpo se transforma
el amor corre bravío, y tembloroso
es un río que baja enardecido,
cambiando nuestro mundo indiferente.

En tus labios los besos se adormecen
y nada la piel, en el susurro de tus ojos,
viajan los colores en la sangre más roja.

El sonido del silencio se hace visible
la ternura nos sumerge muy profundo,
humedeciendo los trinos de jolgorio.

Ha comenzado a latir un viejo sueño
y dos almas se retienen en dos cuerpos.
Mientras el silencio aflora escondido,

enhebrando tiempo, y nostalgias en un solo destino...

Alessandrini María del Rosario


Comentarios

  1. Cuando los viejos sueños vuelven el fuego del amor se reaviva.
    Hermosos, poema e imagen.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Hermosos sueños de amor y de alegre fantasía, Rosario.
    Bailemos un tango.
    Un besazo mi niña.

    ResponderEliminar
  3. Sí, es un bonito sueño, sin duda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. En estos tus versos se siente, se respira, se traspira amor por los cuatro costados de la nave. Hoy ha tocado manejar esa clave y es verdad que lo has hecho con ahinco y puesto en todo el poema tu empeño. Lo has conseguido.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  5. Susurros que no se olvidaran...alwgrias de volver a sentir con todos los sentidos...vibrar.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

CRIATURA

LO INVISIBLE FLUYE