NADA MÁS



Se consumió el tiempo
rápidamente,
sólo quedó vacío
cual desierto.
Se durmió la impotencia...
ya no sale de su hastío.
Está perdida con la fe
en la oscura cárcel
del olvido.
Se sintió en el pecho,
en el alma se fundió
ese desprecio,
que fue creado sin conciencia.
Es tarde, casi de noche,
crujen los árboles dormidos,
viajan los sueños
a otro tiempo de olvido.
Vuela la tierra,
hay hojas y brotes
que eriza el viento…


MARÍA DEL ROSARIO ALESSANDRINI.

Comentarios

  1. Se ve en esa imagen que vas describiendo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay desolaciones en el alma provocadas por grandes decepciones. Sólo queda tener altura de mira, aprender de lo experimentado y continuar, ya no como antes, pero más atentos.

    ResponderEliminar
  3. Por desgracia ese sentimiento me resulta muy familiar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Un poema dulce y melancólico, María del Rosario.
    Adecuado al tiempo que tenemos estos días grises del invierno más crudo.

    ResponderEliminar
  5. Crudo es mas de las veces encontrar renuevo en el camino ...pero si hay brotes nuevos...hay que saber esperar.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. La vida nos va presentando nuevas experiencias y a veces nos sentimos como el paisaje de tu poema, desilusionados y áridos...Pero, la vida empieza cada día, amiga.
    Mi abrazo y mi cariño

    ResponderEliminar
  7. Pese a todo, no debemos de perder la esperanza, somos fuertes, nos crearon con la resiliencia suficiente para afrontar adversidades y caminaremos con la cabeza alta, aprendiendo de los tropiezos y, con la fe en el alma, llegaremos a encontrar esa paz y felicidad deseada.
    Mañana, las dos veremos salir el sol.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

CRIATURA

LO INVISIBLE FLUYE