"EL ESPANTO"

Sobre el mármol blanco dejaste nuestra foto de casados, sin darte cuenta que en la casa un ser irracional rondaba cada cuarto en busca del espanto.
El alarido quebró la tranquilidad de la noche, fue tan horroroso que salte de la cama buscándote, llamándote a los gritos, no recordaba que te habías quedado escribiendo en el borrador de tu nuevo libro. Corrí por los pasillos desesperada no teníamos luz solo se veía los rayos de una gran tormenta atravesar las ventanas, nos rozamos sin querer, un escalofrío recorrió mi espina dorsal mientras mi voz desaparecía de mi garganta hundiéndose en mi estómago.
Me tomaste de la mano, hablándome bajito casi susurrando para que dejara de temblar, al sentirte, un sollozo entrecortado despertó mi conciencia me aferre a ti, en silencio fuimos recorriendo la casa sin ver nada más que sombras. Me fui calmando mientras me besabas y apretabas cariñosamente.
En medio de truenos y relámpagos una figura angelical se hizo visible, en sus ojos se reflejaba la muerte, grite con todas mis fuerzas. Ahora el miedo se instaló al ver el contraste de la blancura de sus párpados, y sus cabellos negros. Corrimos y entramos juntos a la habitación cerrando la puerta con nuestros cuerpos apretados, la luz regreso justo a tiempo, caímos en la cama exhaustos.
Te pregunte algo, que en ese momento se me vino a la mente. Si ya tenías terminado el boceto de tu libro "el espanto", me miraste sorprendido como si mi pregunta te recordará alguna cosa que olvidaste contarme. Entraste en pánico, tus ojos se volvieron blancos como los párpados del ángel, me miraste sin ver, se transformó tu cara, la palidez de tu rostro me amenazo indiferente, como si no me conocieras. Tomaste un sorbo de agua de la jarra que siempre está en la mesa de noche, y luego, mirándome con hostilidad repetiste, es el espanto, es el espanto que visita mi alma y mi cuerpo. Es quien está en mi libro y en mi vida.

ALESSANDRINI MARÍA DEL ROSARIO

Comentarios

  1. Realmente terrorífico, María.
    A veces los miedos nos torturan hasta la extenuación.
    Le tengo miedo al miedo.

    ResponderEliminar
  2. El miedo también está y va con nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Vivir el día a día ya es complicado en los tiempos que corren, y yo creo que el miedo por unas causas u otras siempre lo tenemos presente. Ya solo nos faltan; truenos, relámpagos ángeles cabreados y demonios encendidos; pero joder, hasta tú no vas a poder dormir, con las historias que nos traes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. UN terrorifico pero excelente relato Maria. Felicitaciones por la creacion

    ResponderEliminar
  5. Estupendo relato! Lo llevaste con una agilidad que fascina. La de espantos que tenemos dentro y fuera, jajaja.miedin.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  6. Jo.... qué miedo da!!!

    Ufffffffffffffffffffffffff

    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Se dice que es necesario el miedo para poder afrontar y preservar nuestra vida y con ello todo lo que somos.

    ResponderEliminar
  8. Es terrible todo lo que se termina pensando porque el final queda abierto. Estas historias donde intervienen espiritus maléficos siempre me han asustado yclaro también me ha vuelto a pasar. Lo conseguiste. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno !! pero el espanto nos atrapa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR