CARACOL



Una mañana de sol
transparente
su figura emergía
como una flor extraña
en mi jardín.
Un retoño que plante
dio su primer pimpollo,
en sus pétalos de seda
un caracol renació,
con sus ojos de bellotas
se comía mis platines.
Mi jardín en un susurro
a los gritos me pedía
que sacara al señor
que sus bigotes dolían,
cada día que llegaba 
una flor él se llevaba.
Con un pañuelo de plata
al caracol asiste
lo lleve a mi ventana
y la vida le entregue,
el parecía decirme
que le gustaba mi jardín,
ya muy conmovido
arrastrando su casita
por la pared descendió,
al fin ellas felices
brindaron con más color...




ALESSANDRINI MARÍA DEL ROSARIO


Comentarios

  1. Que lindo! ele nos dá lições de vida. Nunca abandonam sua casa.Linda mensagem.Abraços

    ResponderEliminar
  2. Hola preciosa.
    Te han inspirado muy bien los dos, el jardín y el caracol.
    Las dos imágenes son bellas.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonito mi encuentro hoy contigo y tus letras
      saludos desde Miami

      Eliminar
  3. Muy hermoso, y aunque tengo que reconocer que me gusta comerme los caracoles, también me dan como un poco de pena, porque los veo muy indefensos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. El caracol con su casita a cuestas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lindas letras, casi inocentes. Me han gustado

    Paz&Vida

    Isaac

    ResponderEliminar
  6. Vaya, ni me hables de caracoles, estos son unos bribones voraces
    Por acá hacen de las suyas...los mantengo a raya, porque sino serían legiones...;))

    En otras partes se los comen...Glup!

    ResponderEliminar
  7. Hola preciosa amiga, aquí me quedé voy repasando hasta llegar al más reciente.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR