UN JUEGO MÁS


En el centro del mundo ronda la riqueza, la piel se hace imagen, el muro quebrado llora su fin.
Las olas azules lo asedian, hay murmullos que mecen las lágrimas. La cascada, el cuadro y una flor
Se cuajan en una sola imagen. Los amantes se suicidad por docenas. El pan tiene sabor a lágrimas.
Los fantasmas se pierden en la cocina, donde solo hay galleta dura y verde. El delirio es constante, las gallinas corren, el lobo malo las persigue hambriento, rostro de mi mar, mi sal, mi arena perlada.
Despego mis párpados del sueño, miro una ventana abierta al sol del mediodía, corre la brisa perezosa tú y yo solos disfrutamos. El vino dulce, el queso del mercado rebosante. La lluvia sale a lucir sus caracolas, un cielo gris la acompaña con música de fondo. Tú, y yo, esperando despegar las facciones de la arena, que la roca aprisiona entre sus muslos. El cielo se aclaro en un instante.
La muralla se arqueo desinteresada y busca sus piedras, como la lluvia busca sus pequeñas gotas acurrucadas.
Bailamos una danza entre la gente que nos mira, somos dos locos encontrados en la mañana sobre la explanada, tu mano rosa la mía, y un juego se detiene en la mirada. Ya ha comenzado un nuevo movimiento en la manzana.
Donde nuestras miradas como las manos se detienen.

Comentarios

  1. Cómo no sentir este texto, si se han vivido situaciones similares, donde hay beso, danza y miradas sostenidas como una levitación. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  2. Llegados a esa locura, sólo cabe seguir viviéndola. Juntos viviéndola.

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR