TITANES


Él abrazando su cintura fue creciendo en ardor,
ella se fue dejando como una hoja al viento,
ambos se entregaron a sus delirios de noches inconclusas,
de días torturantes, de horas de mucho deseo contenido.

Ellos olvidaron todo lo que alguna vez creyeron poseer,
dejaron jirones de sus vidas solo por los momentos
de esta intensa lucha de valientes, íntegros pero en falta
fueron desandando cada mirada esculpida con miedos.


Cada segundo de deseo embriagador, logrando así el encuentro brutal
de una sola eternidad, nada pudo más que el ardoroso instante,
solo cuando llego el final descubrieron sus cuerpos saciados,
dislocados, casi sin fuerzas, desnudos desde adentro reconocieron
que es más fuerte cuando más se niega concretarlo.

Comentarios

  1. Hermosas palabras, amiga.
    ¡Que bien escrito! Cuánta pasión transmites y cuánta lección de vida.

    Tus letras son suaves, como susurros, pero arrasan como los huracanes. ¡Bravo! Me encantó y te felicito.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Amor, deseo, ansiedad...recuerdos de la vida. cuanto dejamos atrás, cuanto olvidamos y con que facilidad nos dejamos abatir por las circunstancias del tiempo y su áspera eternidad. Este poema me deja una sensación a algo ya vivido por mí, tiene mucho contenido, y como todo lo que escribes es especial. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Bello poema, voy a seguir leyendo este blog.
    Ah, y gracias por tu visita...

    ResponderEliminar
  4. Un precioso trabajo mi querida amiga
    besitos

    ResponderEliminar
  5. Qué bien escribes. Es un placer leerte. Gracias por compartirlo.
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

CRIATURA

LO INVISIBLE FLUYE