DE TRISTEZA


Se insinuaba la noche
con su máscara de sueño
en el viento viajero
la barca se dejo mecer.

Con el suave murmullo
de musgos orilleros
al despertar asombro
sobre el poblado río
causo un leve sonido
cuando dejo su carga.

La sombra se acentuó,
se vio que era oscura
la ciudad sin estrellas
el viajero su música dejo,
con su flauta de versos.

Se escucho el lamento
lejano y sediento
del lobo solitario
buscando su sustento
el viajero lloró... solo
de tristeza su adiós.

Comentarios

  1. Triste, melancólico y...PRECIOSÍSIMO. Gracias por tu bella poesía, María del Rosario.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que cierto que has sabido la tristeza, tal sentimiento, que oido con esas palabras, hasta tiene su belleza...

    Eres todo poema!

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta como entremezclas elementos de la naturaleza para dejarnos éste bello poema. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cuántos abominan la tristeza en el arte, cuando en la realidad es una fuente de riquezas!

    Nadie quiere la tristeza, pero ¿habrá alguien querido por la tristeza?

    Un abrazo y hermosa poesía.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

UN DÍA CUALQUIERA

PEQUEÑA ORACIÓN

INVIERNO