VAGABUNDA

Vagabunda
La vio partir con su sombrero rojo,
su cabellera recogida sobre la nuca
parecía una sombra de sauce viejo,

una luz que se perdía así a lo lejos.
De sus ojos azules lágrimas corrieron
mudo, sin voz, sin movimientos alguno
la dejo llevarse todos sus recuerdos,
se quedó entre sombras del aguacero.
Se sentó en el hueco de aquel diluvio,
sus manos se llenaron de polvo y viento,
su cuerpo maltrecho se fue quedando,
y aquel cielo no cesaba de tanto llanto.
Recordó de repente que él estaba ausente
que una mañana gris se fue de la vida,
sin saber cómo dejo su sombra al tiempo.
Desde esa instancia la ve marcharse
y comprende que ella lo está buscando,
que vagabunda sueña aquel paisaje.
(medianoche 2010)
María del Rosario Alessandrini





Comentarios

  1. Una larga travesia con la nostalgia de una ausencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un poema precioso donde se lucen los paisajes nostálgicos de una despedida. Me este verso: la dejó llevarse todos sus recuerdos.
    Un gusto la lectura M. del Rosario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Así hay despedidas
    que destilan eternas chorros de agua salada...

    ResponderEliminar
  4. Algunos versos me han resultado maravillosos, muy logrados. Sentarse en el hueco del diluvio es la metáfora precisa para la nostalgia que encierra. La ausencia es así.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Está lleno de una tristeza matizada que cruza todas las estrofas y se esconde en cada verso. Me parece una delicia de poema por la belleza de los sentimientos que expresa. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

UN DÍA CUALQUIERA

CLARIDAD

INVIERNO