FINAL FELIZ

Profundamente triste Marisol contemplo sus ojos frente al espejo, no quería creer lo que el espejo le devolvía. Un alud de palabras sin sentido le cayó encima; hiriente, estúpido, egoísta. La soledad de ambos fue descubierta, estando juntos no podían atravesar esa montaña de incertidumbre, esa pena que albergaban los dos en diferentes direcciones, pero que se unían en una sola línea de dolor.
Una lucha continua, perpetua, irracional que no podían vencer, porque el fuego del atardecer ardía permanente sin tregua.
Marisol soñó desde niña con un amor puro, grande, que nada pudiera dominarlo quería ese amor elegante, sincero, amistoso pero arrollador y ardiente, logro conocerlo, logro disfrutarlo, tuvo la oportunidad de ser feliz un tiempo, el mismo tiempo un día se lo mostró diferente; desde ese momento ardió en su pecho el fuego de la ira, el fuego que todo lo consume dejando huellas imposible de borrar, heridas incurables, tiempo perdido dolor y más dolor.
Hoy la sequía dejo sin luz las almas, dejo un desierto sin sombras, un escuálido esqueleto de ayer vaga bajo el polvo de la frustración, y el mundo sigue, la vida continua, ellos van y vienen en esas locas caminatas de espinas, tratando de no hundirse entre sus garras, buscando caminos alternativos, huyendo de los recuerdos huyendo de si mimos.
Parece una ardua aventura alocada que los deja al margen de su propia historia, quizás un día esa puerta se abra, esas almas se comulguen y los sueños que albergaron sus corazones puedan cerrar la historia con un final feliz…


Alessandrini María del rosario

Comentarios

  1. Um lindo conto! Vale a pena ler. Parabéns! Tenha um domingo feliz e de paz. Abraços

    ResponderEliminar
  2. Yo quiero creer en los finales felices. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Un bonito relato donde el amor al principio es el soñado por la protagonista, pero algo cambió, se torció la relación y quizás los sentimientos...
    Me gusta como lo has relatado María del Rosario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es complicado aunque nunca se debe perder la esperanza. A veces, con el paso del tiempo se entiende que esos grandes amores existen en las novelas pero que se alejan mucho de la vida real de la gente. El amor pasa a ser de pasión a rutina y eso es muy difícil cambiarlo. Has planteado un problema universal de pareja que tiene que darse es todas las culturas. Muy interesante tema.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  5. Los amores espectaculares, maravillosos, no siempre duran para siempre.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me gustó la fuerza del relato, vertiginoso y claro. Y con un final esperanzado con el que muchos seguramente nos sentimos en sintonía.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Vivir en el sentir es donde cada ser es auténtico en lo que la vida le trae para darse cuenta de lo que es capaz de alcanzar y sostener como ser humano.
    Toda vivencia deja una huella.

    Estes muy bien.

    ResponderEliminar
  8. La vida nos ofrece diferentes ciclos, pasamos de la alegría a la tristeza, nunca todo es igual. Tu relato nos deja una sonrisa escondida y un canto de esperanza.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. Amiga querida, me place saludarte y venir a leerte,..si, es el amor una cosa difícil, es una cosa de jalar y aflojar, y no dejar de luchar en ese tira y afloja, ceder y resistir,..y que te digo, a veces todo ese amor incontenible no es suficiente,..pero una siempre guarda en lo mas recóndito del corazón una esperanza de encontrar un final feliz, de esta historia de la vida que es tan maravillosa...

    ResponderEliminar
  10. Le suela pasar a mucha gente, yo creo que no hay que tomarse el amor tan apecho, porque cuando la relación por los motivos que sea, decae, se sufre mucho más.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR