DESCUBRIRTE

La nube se bebía el néctar de tus ojos 
mientras tu sonreías,
el viento al pasar descubrió ese hurto,
se detuvo al instante,
quería detener tus cristales de vida.
El cielo encapotado disolvió su sábana
un destello azulado,
surgió de sus entrañas a salvar tus pestañas
que el viento se llevaba. 
Dos fuerzas naturales encontradas
en tu dulce sonrisa de plata,
en tus ojos tan bello amenazados
por el tiempo encubierto...


Alessandrini María del Rosario

Comentarios

  1. Y la naturaleza, la vida, se quedo en tí no supo irse sin. No quiso abrazos de colores

    ResponderEliminar
  2. Bella descripción de ese instante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Todo por esas pestañas... deben ser mágicas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. El tiempo encubierto camina de puntillas para saludarte

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  5. Surrealista tu poema...que tiene esos dejos de luz , de vida ...de muerte

    besos.

    ResponderEliminar
  6. Un descubrimientos precioso donde la naturaleza con tus versos, ponen todo el encanto para este poema.
    Un abrazo M. Rosario.

    ResponderEliminar
  7. Bello poema, me ha gustado mucho. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Un bello descubrimiento, bellos versos, saludos amiga.

    ResponderEliminar
  9. Há instantes que nos marcam e convocam as palavras certas… Excelente.
    Um beijo.

    ResponderEliminar
  10. Si explorar la belleza y el mundo de una persona es así de nutritivo y placentero, vale la pena el viaje. Descubrir, indagar, reconocer, contemplar los paisaje y fuerzas hipnóticas de ese ser querido se siente así, como una fuerza magnética entre dioses.

    ResponderEliminar
  11. Precioso poema.

    Destaco esta parte " El cielo encapotado disolvió su sábana
    un destello azulado "

    Te dejo mi abrazo!!!

    ResponderEliminar
  12. La nube, el viento, el cielo, precioso elementos para conseguir un excelente poema. Me gusta tu surrealismo.

    Beos y buena semana.

    ResponderEliminar
  13. No es la nube, ni el viento, ni el cielo. Es uno el que se queda con todo lo del otro, es la vida del ser amado el que uno quiere absorber.
    Es lo que me deja tu poema, hay otros análisis, claro, porque eso ocurre cuando unos versos valen la pena.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR