PINTANDO

Dejar hacer lo que se habla
no distorsionar la lengua, sin
perfumar los senderos.

Mientras se pueda verter óleo
sobre los nombres ya pintados
existirá la pluma del poeta.

Creer sin ver confiando, se puede,
lo más difícil es perdonar.
Si la fe existe, la confianza no se muda
ni decae, se enreda en tus pupilas,
se nutre en tu corazón,
y engarzada a tu alma, te da vida.

Te entrega emociones
es su misión mas honesta,
es regresar a la felicidad
confiando en el presente.

Caminar senderos de oro fresco,
como una flor de pétalos ardientes
olor de agua en el aire fresco
sonrisas en las caras muertas...

MARÍA DEL ROSARIO ALESSANDRINI.

Comentarios

  1. Es un bonito paseo por tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Al fin se entiende que la felicidad vive en uno mismo
    Todo se renueva permanentemente

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

UN DÍA CUALQUIERA

CLARIDAD

INVIERNO