NADA TIENE FIN...


Inexplicable… el sueño decae
el silencio se prolonga,
la vida continúa su ritmo,
mientras vaga la noche
el pincel me dibuja estrafalaria...

Ya tengo la respuesta a mis preguntas
y sé que muchos otros la tuvieron,
no importa, yo la encontré ahora...
y pienso hurgar hasta que la tempestad me aturda.


La selva se ha vuelto tumultuosa y senil,
las horas se acobardan y languidecen
y en medio de tanto descalabro, lo distingo
a ese soplo imponente que me inquieta.

Cargada de emociones me despido
Sé, que nada se parece en este escrito
Aunque todo el saber tiene destino
Si se lee con precisión tendrá sentido…

ALESSANDRINI MARÍA DEL ROSARIO




Comentarios

  1. Vos ya tenés tus respuestas. Otros todavía no pudimos definir las preguntas...

    Saludos y suerte,

    J.

    ResponderEliminar
  2. Emociones que envuelven tu sentir entre versos sentidos.

    Un placer leerte, mi querida amiga.

    Besos enormes y feliz noche.

    ResponderEliminar
  3. Que bonito M. del Rosario. Yo pienso, y no encuentro que preguntarme, seguramente para no buscar la respuesta.
    Un poema hermoso para pensar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A Veces sucede, nos hacemos tantas preguntas y no encontramos las respuestas, otras creemos tener todas las respuesta, un muy buen poema. Besos amiga feliz semana es lindo leerte siempre.

    ResponderEliminar
  5. Rosario, la vida sigue su curso y nosotros vamos evolucionando poco a poco, amiga...Lo que ayer era un dilema, hoy no lo es, porque el tiempo nos ayudó a aclararlo...Asi que seguiremos adelante con la confianza de que, como bien dices, tenemos la respuesta para todo.
    Te dejo mi abrazo y mi cariño, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro que hayas encontrado tus respuestas. Eso es grande.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Conocerse uno mismo
    Esa es la clave para encontrar el equilibrio de la vida que nos toca vivir y comprender paso a paso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR