LLEGÓ LA HORA

Llegó la hora,
llegó el amanecer
silencio y calma
rondan en la cascada.

A un lado, en el camino,
vagas tú solo, sin mí; Sin el desencanto

El bosque puro,
bajo esta luna brilla
como esos bellos pájaros blancos,
que sobre hojas doradas duermen.

Llegó la hora,
aquella que siempre
nos da consuelo,
de amantes eternos,
de oscuras piedras.

Como rosas y agua.
Somos almas vacías;
cuando el amor se va.

Oigo el silencio;
arriba el ruiseñor canta
sobre hojas triste,
mi almita llora...


No morirá porque es fuerte
y espera tu llegada.

Se percibe en el aire
tus secretos ocultos; Lo míos vuelan

Crujen, ya estás hambrientos.
Mi flor se abre y los capullos
vibran; se hace la luz,
de cuerpos y almas. 


Alessandrini María Del Rosario

Comentarios

  1. Todos esperamos esa hora con intensidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un canto al amor, el amanecer con su paz y con esa fatiga que deja el amor. bellos versos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  3. Es la hora donde esperamos la luz en el alma.. Hermoso poema Maria

    ResponderEliminar
  4. Hola María, el tiempo y sus mandatos....encubiertos...
    Gracias, buen día, besos temporales..

    ResponderEliminar
  5. El invierno siempre acaba pasando, incluso aunque ya no estemos aquí para verlo... la vida siempre sigue, y esa es una lección que no debemos olvidar.

    ResponderEliminar
  6. La naturaleza siempre nos brinda su maternal abrazo en los momentos cruciales de nuestras emociones hasta hacernos fusionar con ella en las más abarcadoras compañías o en las más desgarradoras ausencias. Pero el caso es que siempre nos hace vibrar.
    Un fuerte abrazo, querida poeta.

    ResponderEliminar
  7. La vida, cada día nos brinda la oportunidad de recorrer un tramo más hacia el encuentro con nosotros mismos, con nuestro origen, con el sol interior que llevamos dentro. Embellezcamos nuestro camino y hagamos buen uso de todos los dones que el cielo nos regala.
    Rosario, luz y amor para ti.

    ResponderEliminar
  8. No te asustes, María del Rosario.
    Es la magia del amanecer que viene a buscarte.
    Gózala.

    ResponderEliminar
  9. Todo empieza cada día, Rosario...Así lo siento en tu poema, renace la fé y la esperanza en el amor, que se abre como una flor siempre generosa y en espera de ser valorada y querida.
    Bellos versos, amiga. Mi abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
  10. Como el amanecer,en silencio y con calma,vuelve la vida al alma,el amor ala vida y tu corazón a sentir latidos olvidados.
    Lo verás.
    Me gusta :"Como pájaros blancos dormidos sobre hojas doradas.."Es precioso!!
    Besucos

    ResponderEliminar
  11. Es la hora justa
    para volver a renacer
    la tierra es sabia
    con ella vamos creciendo mente y corazón...
    espíritu ...la belleza en la natura
    nos entrega esos lazos
    que unifcan mejor el amor.

    ResponderEliminar
  12. Hay momentos, instantes que, así descritos, necesitamos encontrar en nuestra vida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Creo que cualquier cosa que yo pudiera decir sobre este poema, se quedaría corto después de haber selido estos tres versos, sencillos aparentemente pero de una enorme profundidad y hermosura:

    Como rosas y agua.
    Somos almas vacías;
    cuando el amor se va.

    Con todo mi afecto y admiración, un abrazo de Franziska

    ResponderEliminar
  14. SE presiente la llegada de quién se alma. Se anuncia en la brisa, en el mínimo gesto vegetal. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  15. Cualquier instante en la naturaleza es mágico y especial. No sabemos cuál es el motivo de que todo evolucione como lo hace, sin embargo, así ocurre en cada estación, en cada amanecer, en cada atardecer…

    ResponderEliminar
  16. Mientras haya un ápice de vida nada muere, se renueva, transforma o se hace recuerdo en nuestros corazones por siempre. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  17. Bella hora, precioso el poema, y maravilloso el momento.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

UN DÍA CUALQUIERA

PEQUEÑA ORACIÓN

INVIERNO