OJOS NEGROS

Me fui sola
la senda de espinas
se cruzó con mis pies
descalzos,
mi garganta susurró
un verso triste,
no sabía pasar
por el camino de mis ansias,
ni mirar a otro lado.
Mis manos se fundieron
en el viento frío
quedando en mi piel,
socavando mis miedos,
secando mi alma.
El frío gélido
atravesó mi cuerpo,
al otro lado
la ceniza ardiente
me ciñó el alma.
Te soñé árbol sereno.
el frío hostil,
las espinas rabiosas
se fueron inclinando
sobre la bruma,
de tus ojos negros.

Comentarios

  1. Se siente una tristeza. Hay una atmósfera melancólica...que va llevando a ese destino de sos ojos negros que son el norte del poema, pero que son ensombrecidos. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho este poema tan melancólico.

    Veo que a mi tocayo del comentario anterior, también le agradó.

    Un beso.
    Marta

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR