PECERA DE CRISTAL



Hoy me levante descalza,
sin mi piel…
que adornaba mi cama.

En mi alfombra un pez
amordazando mi carne
me cedió el paso
caminando.

No sé por qué razón,
en mi ventana estaba
el picaflor con mis rizos
enredados en su pico.

Retuve su color
entre mis dedos amarillos,
el cigarrillo fundió
mi pecera de cristal.

Solo vi caer un gato
descolgado del viento,
solo vi una nube,
azul, diferente.

Me recosté entre
sabanas verdes,
con los sueños rotos,
y la hiedra trepando
en mi almohada.

Ojerosa voy pintado el cielo raso,
el vuelo del picaflor
devolvió mi piel
desprendida en mi cama,
asomo sus ojitos de coral,
y su mundo se acerco al mío,
en un bar quito perdido.

Comentarios

  1. Bello canto a la naturaleza, amiga.

    El colibrì es un pajarillo magico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un barquito donde navegar el amor de dos.

    Que así sea, porque es un poema muy hermoso y merece un final feliz.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. has pintado un cielo para nada raso ROsario
    Felicitaciones


    besitos y luz

    ResponderEliminar
  4. Me encanto la metáfora de tu poesía.. que delicado poema..



    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  5. El poema se mueve en un juego poético de versos recogiditos que van de esa manera de contar silvestre de los niños, a un surrealismo quintaesenciado, donde el sueño oniriza pez y picaflor, para recuperar el alma de niña. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  6. BELLISIMO TEXTO!!!
    BESOS

    ResponderEliminar
  7. Hola amiga, hasta aqui, llego y leo los que me he psrdido.
    Se nota que sientes la naturaleza en ti misma, muy bello poema.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR