CALLE AMÉRICANA


Cantoneando una canción italiana
por una calle América voy,
sintiendo el viento de enero
flotar como una ilusión,

Voy llevando mi canción
a quien la quiera escuchar,
tarareando con la música en el alma
la letra en el corazón.

un zumbido de este cielo
que me parece decir
cantemos por favor,
hay tristezas por doquier,
las penas vienen y van,
estamos desorientados,
no sabemos el porqué
si nos ayuda su canto,
veremos crecer la fe.

Yo les cantaba bajito
con gusto a menta y limón
les tarareaba un tango
con sabor a bandoneón.

Felices me respondían
con su silencio y respeto
yo también los comprendía,
ellos están muy confundidos.

La vida les dio más cobre
y les cobro con dolor
el cobre es moneda falsa,
para ellos dunas doradas.

Ahora sigo mi ruta,
sin abrigo, sin destino,
me voy abriendo camino
para poder contemplar
la vida desde la punta
de esta gran ciudad.

Cruzando sobre los puentes
sobre los ríos, y el mar,
alejándome de todo
lo que me trajo hasta acá,
mirando entre la vida
más sueños, para soñar.

Comentarios

  1. Hola cielo bello poema nunca habia leido un poema sobre una calle me parecio lindo
    un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
  2. Mientras vaya encontrando sueños (hasta donde no los haya) todo irá, medianamente bien...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. La cantidad de cositas que le has dicho a una simple calle. Eres un artista de cuerpo entero.
    Besitos guapo

    ResponderEliminar
  4. me inivtas a soñar a mi tambien??? un abrazo enorme!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

CRIATURA

LO INVISIBLE FLUYE