EL BOSQUE DE MIS RECUERDOS

 


Voy entrando al bosque de mis sueños
siento el aliento de su plenitud,
mientras lo penetro me mareo en su profundidad.

No sé aun, cual es la diferencia en mi cuerpo,
a mi corazón lo siento latir apresurado.

La emoción me transporta al recuerdo,
de niña solía recorrer un bosque fértil
al pie de la montaña más ondulante que pude ver.

En mi piel las sombras se adormecen
el viento perfuma mis momentos de paz,
puedo distinguir la flora, y la fauna más bella.

Mi sueño da formar en parte de ese momento,
es inigualable, me sentí reconocida por las hojas,
cuando un ciervo dorado me miraba sin hablar.

Muchas hormigas hambrientas subían por mi remera,
para poder saborear la miel, que se quedó prendida
mientras trataba de sortear obstáculos al andar,
ojos miraban, ojeaban, me sentía vigilada.

Al llegar al corazón del bosque el silencio se movía,
trepaba a mi mente, habría mis ojos atiborrados de sorpresas.

Me parecía flotar en una nube mientras cabalgaba
como escapando de la ruidosa ciudad,
el tiempo detenido entre aquellas sensaciones volaba.

Todo tan hermoso, tan placido, tan lleno de vida,
todo lo que soñé estaba en mi... vivía en mi...
Desde siempre, le fui dando ese espacio en mi memoria,
mientras me abordaba lo deje crecer, escapando,
huyendo del bullicio, de la fantasía, del sabor amargo.

A- M- R




 

Comentarios

  1. Poema deslumbrante que muito me encantou ler
    .
    Feliz semana… abraço poético
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho. Es como esas cortas poesías, haikus, que describen un instante en la vida o una instantánea de la naturaleza. En tu caso una bella imagen de un recuerdo.
    Muy lindo.

    ResponderEliminar
  3. El bosque despierta estas imágenes...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Fusión con la naturaleza. Perfecto. Salu2, Alessandrini.

    ResponderEliminar
  5. Cuando sale de la ciudad el corazón cambia el ritmo, se ensancha, parece que hasta sonríe, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  6. Cuando lo grandioso queda por siempre vivo en el corazón
    eso es algo que da toda su belleza y riqueza para seguir viviendo
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por leerlo, hoy descubrí que ya lo tengo en el blog . Me pasa cuando no escribo, que busco en otra página literaria y lo subo, mil disculpas. Gracias

    ResponderEliminar
  8. Viajar al bosque de los suelos es, en cierta forma, viajar a la niñez, recuperar sus sensaciones, sentir la dulzura de las infantiles ilusiones.

    Es un bosque que vamos dejando perderse en nuestra memoria debido s las exigencias de ser adultos en una sociedad-cultura que no nos cuida. Por eso es necesario recuperar ese bosque, volver a visitarlo, dejar que renazca cada primavera, y que nos llene de vida. Pues es en la esencia de ese generoso bosque que llegamos a ser y vivir.

    Gracias por este poema.

    Y un enorme abrazo, querida amiga!!!

    ResponderEliminar
  9. Waww... que bonito Rosario. Las imágenes nos transportan a nosotros, y caminamos a tu lado en ese bosque tan pleno de recuerdos. Muy buen poema.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  10. Belíssimo poema que nos leva numa viagem às nossas próprias memórias, que com o avançar da idade, vão estando cada vez mais presentes no nosso coração.
    Bjs e suaves brisas plenas e paz

    ResponderEliminar
  11. El bosque entra en nosotros, nosotros no entramos en él.
    Muy bueno.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  12. He sentido la sensación que describes en tu fantástico poema. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

CALLAR

RENUEVO