MIRÁNDOTE

Mirándote en la caricatura de tus ojos se leen los mensajes rosa de tu adolescencia, se estudia en la perlada lámina tu sombra, que al deslizarse de su carril se estremece como un papel atrapado en el fuego de óleo. Colores y más colores yacen inmóviles, forjando las pisadas desenfrenadas y rotas que al escribir sin precisión quedarán fuera del brocado que cubre tu cabellera de bronce. El ocaso me dejó… sin el verde de tus ojos, sin la tersura de la piel entibiada de uvas, sin el sabor de tus labios rojos entreabiertos muriéndose al final en la catedral de tu alma.

Comentarios

  1. El tiempo de la memoria se vuelve atrás...mas que visión es un sentimiento de aquel primer amor.

    Estupenda entrada

    ResponderEliminar
  2. ... la catedral de tu alma... me encanta, creo que se me ha quedar en la memoria.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mirar hacia atrás es abrir la puerta a la nostalgia, y aunque eso sea recordar todas las cosas que hemos perdido, no siempre es malo...

    ResponderEliminar
  4. Hay recuerdos pintados sobre el lienzo del tiempo que nos hacen gozar de alguna manera tiempos pasados,y también sufrirlos.
    Pero la nostalgia en ocasiones es saludable
    Besucos

    ResponderEliminar
  5. Bella prosa poética, siempre es un hallazgo leerte.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  6. Una prosa poética muy bella María del Rosario. Sensaciones plasmadas con el pincel de tus palabras, llegan hacer un lienzo tan bello como el del pintor. Colores llenos de sutileza, tu escrito.
    Precioso, me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Rosario, siempre digo bendita memoria, que nos permite volver a vivir el pasado y hacerlo presente...La adolescencia al igual que la infancia siguen aleteando en la catedral del alma...
    Mi abrazo y mi cariño, amiga.

    ResponderEliminar
  8. Caminamos por los senderos de la vida cosechando recuerdos, tratando de olvidar algunos, y añorando los otros. Echamos la miradas hacia atrás a veces nos hacen reflexionar, y otras nos invaden el alma, y lo recordamos como experiencia de vida y no como ejemplo para nuestro diario caminar. Porque cada día es único y puede llegar a ser maravilloso.
    Rosario, un abrazo de amor y luz.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

CRIATURA

LO INVISIBLE FLUYE