VENDIDA

Prisionera  en la cápsula de tus luceros
en las esferas candentes me consumo
mientras el humo se repite de volutas.
La realidad se parece a tu indiferencia
¡Qué paradoja verme tan cerca! así…
frente a miles de personas que disfrutan.
Las canciones repiquetean sin descanso
los ojos de otros muchos brillan de sol
y mi malla amarilla no se distingue en la arena.
Muchos frutos cosechan los que buscan
una cena con su amada entre picadas y juegos,
los colores desandan como hormigas
los niños se queman al sol abandonados
y todos van corriendo de la mano al fresco mar.
Heladeros, salchicheros gritan sus mercaderías
y tú siguen haciendo jueguitos al viento marino
mirándome sin verme yo te sigo deseando.
Cuando al paso otros ojos me acarician
me pierdo de los tuyos e inconsciente me voy
tras de la loca carrera de miradas lascivas,
ojos más ojos y corazón, y osadía…
Te abandono como a un niño en la carpa
luzco mi malla amarilla con otra roja fuego,
alejándonos del pasado inmediato me detengo
Y juntos hacemos movimientos de pelvis

al compás de la música abrazadora al bailar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SUAVE PERFUME

EN LOS OJOS DE DIOS

TE SUEÑO