LUNA EN EL PARQUE

Nuestra perra luna… a quien amamos mucho está por una temporada en la casa, es la perrita de mi hija. Ya me acostumbre tanto que si se fuera la extrañaría muchísimo.
Con ella salimos de paseo por los parques cercanos a la casa, todas las mañanas hacemos el recorrido bajo el manto majestosos de las variedades de arboles que viven amorosamente en el medio de la ciudad.
El domingo como siempre salimos a dar esa vuelta que tanto nos gusta a las dos. Luna corría y saltaba, en cada cantero encontraba algo mágico para ser feliz, yo me contentaba con verla así. De pronto algo extraño sucedió- ella me pareció que sonreía sus manitas buscaban y buscaban entre las hojas. Un brillo en sus ojitos me detuvo frente a aquello desconocido y tan atractivo. De pronto luna me hablo, no podía entender todo tan extraño y a la vez tan hermoso, me contaba una historia de sus primeros días de ensueños, cuando estaba lejos de vivir en la casa con la familia.
Me decía que al nacer tubo catorce hermanitos, y por ello casi se muere,  su mama dio prioridad a los que estaban más fuerte. Mientras hablaba su hocicó se movía sin detenerse, me seguía relatando su historia, en sus ojos la chispa tenia vida, mientras mi admiración no tenia limites.
Comencé a pensar en un extraterrestre no sabía de qué manera entender lo que estaba pasando, deje que mis pensamientos y conjeturas se fueran, y dedique toda mi atención a ese momento único, mágico, esplendido, que sabia no volvería a suceder, que  por alguna razón desconocida paso. Luna seguía hablando y sonriendo, el aura sobre su cuerpito era majestuosa, había encontrado en sus ojos color café un breliag, algo maravilloso que no está destinado a todas las personas. La magia se había completado  y lo disfrute, me enrosque entre las hojas, los olores, el brillo y ese resplandor tan hermoso. El parque estaba exuberante como un bosque encantado gemía, estaba extasiada de tanta belleza, y sorprendida.

En un segundo todo paso, y luna siguió recorriendo el parque como lo hacía siempre, ambas a la par. Tratando de respirar aire nuevo disfrutando la naturaleza.

Comentarios

  1. Me ensalma el recurso de la personificación, para facturar esta prosa poética, que traduce el sentido del amor y la atrnura a un animal, como aquel se debe tarsmitir, a los que conforman nuestro alrededor familiar y social. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  2. Mi querida amiga, me alegro verte de nuevo y con este precioso relato,donde vives ese momento mágico al lado de Luna. Los animales tienen un sexto sentido y gran intuición, saben elegir a las personas y conversar con ellas..sonrío.
    ,Mi felicitación y mi abrazo grande,Rosario.
    Feliz día.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR