VUELO NOCTURNO

En un vuelo nocturno
un espejo nos mira,
un silencio fecundo
son los sueños perdidos.

En medio de la noche
como un volcán herido,
se partió aquel silencio
entre brumas de fuego
con hastíos de tiempos.

Un perro vagabundo
que nos muerde rabioso,
destronando la luna
que amorosa ilumina
penumbras insensibles.

El tiempo que nos grita
con nombre y apellido,
un haber que nos queda,
un beso que perfuma.

Un estar en el centro
de aquel rescate bravío,
moribundos y débiles
nos contemplan algunos.

Y se marcha la espera,
llega la cruel despedida
momentos de recuerdos,
que se cambian de acera.

Quizás nunca sabremos
lo que amarnos pudimos,
quizás la luna ardiendo
en la piel y en el alma,
nos contemple en la hoguera.

Comentarios

  1. En medio de la noche volamos en el recuerdo,apoyados por las sombras...Tu poema nos hace palpar los ruidos y el bagaje del mundo,que es incertidumbre y enigma...Lo que no fué quedó suspendido en el alma...y espera siempre la respuesta...Un poema reflexivo y profundo,amiga.
    Mi gratitud por compartir y mi abrazo siempre,Rosario.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR