REFLEJOS



Los días pasan y se retraen en su nostalgia oculta, ahondan su dolor, sacan a relucir su agonía que al pasar de la noche al día no son diferentes. Autenticidad hay en sus pensamientos, sus almas atormentadas luchan por subsistir, y recrean la felicidad, mas es tortura. Es un despliegue de recuerdos, un estar de situaciones que van comiéndoles lentamente sus destinos. Es el silencio que ronda cada segundo que los ahoga.
Si pudieran salir, si una puerta se abriera en las tinieblas, si la sirena de aquel mar los socorriera, verían quizás un azul nuevo y perpetuo.
Nada dura, nada queda, todo se pierde en la llanura del incontenible sudor del ser que sufre. Pero más allá del cuerpo mortal existe el ángel, que apasionado se muestra entre las nubes su destello, para así calmar las inclemencias y las dudas.
 Y es sacudido su precipicio. Es tan grande el infinito cielo que se mece en pensamientos puros, unidos a la penas. Quizás nadie sepa ni comprenda, ni pueda interpretar tanta desdicha. Si un loco se tira al desconsuelo solo dirán que su locura es seria. Pero siempre entra en el espíritu aquel fantasma enjaulado, que en el cuerpo al ser despedido encuentra  la  necesaria voluntad destructiva  sin esperanzas.
Buscan y nada encuentran solo la tortura está presente, saben que el mortal es efímero, que ha vivido sin pensar ni sentir que su alma vuela, solo viven de la materia, solo escarban su contenido y encuentran siempre la miseria, que todo lo arrolla, todo lo consume. Saciar sus deseos incontenibles, buscar cuerpos que los arrullen, los gusanos de la soledad están de fiesta extirpando sus locuras. Sin ver el recorrido de sus espíritus se pierden en el torrente de la vida más miserable y destructiva que abunda en el mundo de los vivos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR