CAPULLOS EN EL AIRE

El sueño del camino enfrenta su destino
los manzanos rojos, las gotas de colores
se desprende su aroma de jardín.

Primavera dibuja flores efímeras,
paisajes de cristal detrás de la luna
en su verde jardín descansa majestad.

Un duende milagroso con olor a misterio
tornasolado viento trae en sus alas
lluvias de estrellas perdidas en la noche.

Embriagadas aves luchan en un vuelo
silencias sus plumajes arriadas en el aire
la noche cae, acaricia el silencio del sol eterno.

Miradas de capullos que atrevidos despiertan,
al alba un murmullo de tiernas flores desnudas
las copas florecidas melodiosas perfuman,
el valle que despierta de su triste nostalgia
ha regresado la vida cargada de pimpollos, y espigas.

Comentarios

  1. Rosario,un poema lleno de colorido y buenos sentimientos.Se nota que la primavera está entre vosotros.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. ...Cómo una primavera venida de lejos y, largamente esperada...

    Muy hermoso

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Hola Rosario, precioso elogio a la primavera florida, alegre y hermosa, aqui estamos en otoño de ocres y dorados.
    Un abrazo
    Ambar.

    ResponderEliminar
  4. Quien no espera la primavera?

    Se la añora. Siempre.

    Gran poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

CRIATURA

LO INVISIBLE FLUYE