DESPUÉS




Aquel adiós fue el fin más desgarrador de nuestras vidas, no sabría explicar porque lastimó tanto ese surco que abrieron nuestras lágrimas, triturando el silencio, perforando el corazón que aún latiendo se apagó, languideciendo entre besos y caricias.


Fuimos aquellos jovenzuelos apasionados, llenos de esperanza, de vida, de ilusiones.

Hoy vencidos como aquel árbol que nos cobijo en los mejores tiempos de sueños y amor, estamos en la senda transitada, la misma que nos anuncio el fin, evaporando todo, disfrazando el destino de espinas en la piel profundamente, invadiendo  tu cuerpo y el mío.

Solo sombras acampan en los recuerdos, naufragando sin un perfil definido de aquel ayer aguerrido.



Comentarios

  1. UN RECUERDO MUY BELLO.
    BESOS

    ResponderEliminar
  2. Que sentimiento de pèrdida.

    Pero no hay que rendirse.

    Bello poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Nunca estamos preparados para desprendernos, así sepamos que hemos dado lo mejor de nosotros, es cerrar un ciclo y eso trae mucha tristeza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El recuerdo aquel que, de vez en cuando, nos empapa de nostalgia y, al que volvemos, a veces, demasiado a menudo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Lo que fuimos y ya no somos...la vida va pasando y marcándonos con nuevos fantasmas. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  6. Rosario,duele la ausencia cuando el sentimiento ha llenado nuestra vida de sentido y de magia...No obstante debe prevalecer el recuerdo del amor,de la intensidad sublime por encima del dolor de la pérdida,porque conseguiremos eternizarlo en el tiempo.El dolor poco a poco desaparece,pero el sentimiento perdura en el alma.
    Mi gratitud por compatir y mi abrazo grande,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR