COMPETIDORES



Cuando sin mirar y ocioso dejó el hogar, nadie pensó qué propósitos lo alejaron tan apresurado por los pasillos de la vida, no se veía lógico su comportamiento, sus excusas sonaron huecas, vacías, se notaba un cambio rotundo, un giro temerario, él fue siempre todo dulzura, un ser muy especial, lleno de vida y humor.


Tan pronto desapareció del pueblo, todo perdió encanto y colorido, el brillo del poblado se fue tras de su partida como si fuera su aura, lejanos y perdidos quedaron los paisanos, su mujer que ardió de fiebre por largos días, desapareció como él.


La desgracia emprendió un vuelo artístico sobre los amigos, fue un desafío, una catarata que duró varios días, destruyó las almas de quienes lo amaban, fue desbastador.

Los jóvenes perdieron sus colores... rostros grises, saqueados, sin fuerzas, cosas muy extrañas pasaron.

El pánico entró por la puerta grande y llenó de miedo el lugar, nada respondía a sus mandos, el pueblo dejó de ser habitable, la noche quedó eclipsada como una vagabunda, sin nada más que hacer.


Cuando salió el sol, aquel lugar se despertó de golpe sin que sus habitantes recordaran nada, todos volvieron a sus hogares, a sus trabajos,cada cual a su vida, lo raro de todo esto fue que quien presenció lo acontecido, y quien lo narra, se conocieron el mismo día que el pueblo se convirtió en un basurero de olvido.

Se contemplaron indiferentes, sabiéndose sabuesos y cuenteros de historias fantásticas, ellos miraron sus manos, cada cual poseía un cuaderno y bolígrafo, herramientas de trabajo, ambos sabían las razones de su presencia allí.


Eran sabios competidores, narradores de historias, sin embargo, un tercero que ninguno vio jamás, estaba tenso y oculto.

Sólo él conocía la verdadera historia, sólo el sabia su final, nadie percibió su presencia.

Los dos competidores buscaron el pasillo de la vida por donde se perdiera la mujer afiebrada y desaparecieron.

Su secreto estaba a salvo, ahora podía retomar un camino de olvido, su mujer ya no lo molestaría más.

La noche vagabunda la tomó a cambio de su libertad.

Comentarios

  1. Pues, parece ser que él fue el único que salió ganando. Él y el pueblo que, una vez recuperada su luz, olvidaría quién le causó la oscuridad.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. me sorprendiste!!
    Enhorabuena por este relato
    se te da fluída la narrativa (cosa en mí nula)
    muy muy buen trabajo

    Felicitaciones Rosario

    besitos de luz

    ResponderEliminar
  3. Gran relato escrito con la maestría a la que nos vamos acostumbrando.
    Realmente lo he disfrutado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Esos competidores que no lo son tanto si uno de ellos ceja en el empeño o huye.
    La visión correcta será siempre del que quede, y esa llegará al futuro. Siempre fue así. Aunque siempre habrá un tercero que sepa la auténtica verdad, o eso dicen.
    Gran relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Buen relato, pitufina, me has sorprendido, es realmente bueno.

    Un abrazo

    Maite

    ResponderEliminar
  6. muy buen relato. me gusta.
    besos

    ResponderEliminar
  7. Bonito relato amiga, las cosas suelen acomodarse despues de una fuerte explosion, en la vida despues de un desastre, el espiritu humano vuelve a construir su habitat, tarda lo que tiene que tardar, pero al fin se recompone de sus perdidas, eso se a visto atraves de las eras....

    ResponderEliminar
  8. Real mente muy hermoso* Tu relato expresado excelente mente
    Muchas gracias por compartirlo
    Me ha encantado en verdad! Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESTINO

LATIDOS

CALLAR